Justificada o no

Son numerosos los comentarios a favor o en contra de las autodefensas. Son numerosas también las quejas en contra de los excesos represivos del estado y además, son numerosas las muestras de violaciones a los derechos de las personas por parte de particulares o de instituciones.
La lógica vigente de los hechos es que las personas velan como si fueran motivos aislados problemas que se podrían abordar de una manera general pues comparten las mismas causas. Otra situación es que casi siempre se acusa al gobierno de algo pero no se reconoce la participación de la ciudadanía en esos problemas.
Una preocupación de quien escribe es que los temas de actualidad son muy diversos, las autodefensas acaparan la escena, el maltrato a mujeres, la trata de personas y las políticas públicas son algunas de las cosas que están en la agenda. ¿Qué tienen en común?
Se puede hablar de los actores, de los motivos o del capitalismo. Creo que hay algo mas. Es verdad que el crimen organizado parece capaz ahora de corromper lo que se ponga enfrente o de destruirlo. Es verdad también que casi todo lo que suene a poder, legítimo o no, tiene la capacidad de usarse en contra de la población. Ese es el país que se ve.
Pero si esa fuera la percepción general no sería gratuita, si la violencia es aceptada, para enriquecerse o para defenderse, para gobernar o para oponerse al gobierno, debemos ver en esa aceptación no el problema sino la manifestación.
El problema es que tenemos una sociedad altamente violenta, los movimientos sociales son en general en contra de ello, ya sea que se manifieste como maltrato a los animales, como negligencia del gobierno o violación de los derechos de unos ciudadanos contra otros, no estamos hablando sino de violencia. Tenemos también la contraparte, el pueblo que se organiza para rechazar, repeler, contrarrestar o eliminar las causas de su sufrimiento.
Seamos claros, no es el narco quien produce violencia, para que alguien sea delincuente tiene que existir esa posibilidad en la sociedad, para que sea corrupto también. El papel de las personas puede ser el de sumarse a alguno de los bando que disputan la legitimidad o el control, pero en ese caso la violencia solo cambiará de manos, no estará cambiando la sociedad sino su forma.
No intento con esto descalificar a quienes defienden su integridad y la de sus familias con la propia vida, por el contrario, creo que ese esfuerzo debería ser acompañado por la sociedad en general y que la única alternativa si es que queremos no sufrir la inseguridad como se ha vivido los últimos años es tomando la responsabilidad de cambiar de fondo la forma de relacionarnos entre personas y entre personas e instituciones y gobernantes. La violencia y la injusticia van de la mano, lo entienda el gobierno o los ciudadanos parece ser tiempo de cambio.
(Texto elaborado en enero de 2014)


Categorías:Opiniones, Violencia social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: