Gruta

La mañana que llueve dentro de la cueva

gota por gota la memoria se forma sobre cada piedra

ríos de tiempo se montan amarillos uno sobre otro como lanzas al cielo cubierto de piedra

hacia la luna cercana que el aliento necesita para contemplar

para saberse apretado como corazón

entre el silencio de siglos

y la lagrima incansable que quiere inundar tu ausencia

ahogar el eco del paso apresurado

en la rutina de subir senderos

bajar senderos

como tacones buscando sueños en la misma calle

cada mañana

cada año

como minerales copulando en la misma montaña

cada mañana

cada siglo

hasta ver el derrumbe

y volver a gotear

como corazones abriendo los ojos

cada mañana

cada copular

hasta ver el derrumbe

y volverse a ahogar

y volver a sangrar

y volver a soñarnos

en la cueva

tic tic

cada gota

tic tic

cada mañana

tic tic

tus manos blancas

tic tic

con la calma de las hojas

mientras las nubes se acurrucan

 

el vacío respira en esta cueva

 

Isidro Alterrealista

 



Categorías:Viajes insolentes

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: