Irreberencia

Deja que en tus brazos haga un hogar

que en el camino de las espinas te cobije el dueño del tiempo

la dueña de las nubes

 

deja que las manecillas caminen sus cortos pasos sobre tu vientre

en el reflejo de tu voz

en el canto de tus ojos

como la mañana que llegué contigo al vacío

cuando la prudencia llegó nos acompañó al final

como una cadena de silencio que aleja las manos del tronco y la tierra

como el calor que empuja las nubes al horizonte

mientras el suelo arde en deseo con los labios rotos

con la semilla desnuda

 

irreberencia en las manos del deseo tu nombre no cabe

porque la resistencia al polvo

a volverse polvo

no viene en el camino de la palabra

donde cualquiera puede ser el espejo de otro

de si

o de la propia luz

como el sol en la arena

cuando se vive en un hongo

 

irreberencia mi dolor por tu vuelo

una herida que en el desierto se abre

la serpiente que pierde su casa

el abuelo que ve secarse los pies al viento

mientras la semilla canta

espera la humedad materna

y crece con el recuerdo de la lluvia

 

Irreberencia eres tu propia semilla

Y las alas que escriben libros en la memoria

de tantas páginas sueltas

como gotas hay en el cielo

 

Isidro Alterrealista

 



Categorías:Sin categoría, Viajes insolentes

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: