Me voy con la sombra

Con su aliento a cobre humedecido por miles de años

Con su mirada profunda y temerosa

Como quien se mira en el espejo para conocerse insolencia de bota en cuello

Para descubrirse piernas asfixiadas cuando el sueño terminó

Me fui con la sombra

Media carretera evadí su timbre de urraca alegre

Porque amanece y nadie

solo ella vio al roedor en madriguera

Nadie solo la sombra sueña que las nubes no se distingan

Me habló de sí porque  no conoce en otros cuerpos el color

Solo la silueta

Porque no puede ver las estrellas sino de espaldas

Porque cuando venga la luz

Cabrá su propia tumba

Para dormir con el roedor

Para rumiarse los riñones

Y gastarse los dientes como los engranes metafóricos en solipsistas giros

Me fui con la sombra

Y le maldije diez veces al amanecer

Y se clavó un puñal de luz

Y juro no invadir mi sueño

De la república que se esculpe

En la capital del mundo olvidado

 

Isidro Alterrealista



Categorías:Viajes insolentes

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: