En el orden de las cosas

todo cae por su propio peso

el teatro no es la vida

porque nunca hemos visto el telón

aunque sepamos el argumento

el fuego termina cuando deja de respirar

igual que las personas

las palabras viajan en el viento pero no llegan lejos

nunca se clavarían en el pecho ni podrían ocupar un espacio en la memoria

en el orden de las cosas lo caido caido

si el suelo está parejo

o no

pero vivir no es andar en carretera

ni abrir brecha

las brújulas no dicen la dirección

solo señalan el rumbo deseado

los mapas no dicen donde llegar

a veces describen el terreno

las recetas no se leen como las cartas

en el desorden de las cosas

los sueños y las nubes se parecen más que mis rodillas

toman su rumbo en un lienzo azul

lo vuelven todo gris cuando no pueden liberarse

escapan al equilibrio para continuar el ciclo

desplazan en su camino troncos y rocas

aceleran ritmo de ríos y corazones

los sueños son dibujos en el horizonte

un instante en la curva interna de las olas

o dos lunas esperando ser vistas desde algún parque



Categorías:Sin categoría, Viajes insolentes

Etiquetas:

2 respuestas

  1. Me gustó mucho querido purux, gracias por compartir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: