Los días parecen un cementerio

las alegrías me rondan como abejas a las flores

pero los juegos de infancia se esconden detrás de un cheque

las sombras de los niños desaparecen con el sol

y comienza la verbena de recuerdos

uno que vende morfina como pan caliente

otro que ofrece un paseo por la casa del terror

y yo solo quiero dormir en un parque

ver las nubes como tú

como Fernando

sin preguntar

sin imponer formas

los días son un cementerio

y acabo de soñar mi funeral

pero tengo siete vidas y llevo cuatro

te lo he contado como quien habla de la lluvia sin abrigo

hoy solo me extraña la piel que dejo

el cabello que sirve para atar las ramas de un nido

o para tapar la cañería

hoy solo busco sentir los huesos

hasta el más pequeño

el calor de la sangre por todo el cuerpo

ver el sol directo hasta que provoque llanto

entrar en la cueva con los niños que dejé sin avisar

para escuchar sus reclamos y contar mis aventuras

tomar las canicas y los trompos como el único aval posible del parque por construir

me juego los recuerdos y caminos

los huesos y mis dientes

por ver crecer una flor

por las historias que vienen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s