Contra-dicción

no lo tomes personal

pero a veces me canso de bailar

las rodillas duelen como el incierto futuro

y los talones reclaman una silla

una brisa

y media sonrisa

no me lo tomes a mal

pero a veces me cansa la seriedad

la polvorienta rutina de soñar un sol que no queme

una luna que baje sola

una estrella que camine por este parque

con este brazo

pero a veces me cansa sentir las nubes tan cerca

helarme las manos con el primer vaso

la primera cuchara

y la silla contigua llena de nostalgia

voltear por los hombros buscando una palabra

inundarme del silencio sordo que provoca amanecer en medio baile

con quién supo dónde

entonces parto la noche con un barco

zarpo a nunca volver

te busco entre mares

por encima de las nubes y en medio de las rocas

pregunto a las sirenas por la luz que guía a los piratas

y no me importa si me sueltas a medio vuelo

y no me importa amanecer desierto

con mi nave a cuestas

otros días no

la brisa corre las cortinas

salen cantos y cuentas por la ventana

entonces me pesa la tristeza de los otros

del señor molido que cuida sus orejas del infante llorón

de la señora calma que cuenta minutos por paso

como si fuera sola en la calle

como si la lentitud fuera una bandera política que se ondea por lo bajo

del niño sonriente que teje menos de un metro en el tiempo

del peores nada y al mal tiempo buena cara

esos días

la sonrisa seguirá torcida

tampoco es personal

otros días sí

puedo seguir el horizonte y marcarle el paso

bailar en un semáforo lo que haría en la mesa

como si desde un auto tu mirada no me siguiera

como si nadie nos viera aunque formaran un círculo alrededor

como si ese que se quedó en el viaje no me hiciera volver al tiempo de la noche larga

como si nunca el hambre hubiera casi podido más

porque una cosa es doblarse y otra quedarse así

porque el perder solo se adhiere

a quien olvido que la cuerda floja

se hizo de tiempo

otros días todo junto

en la misma bolsa

en la misma risa

y todas las mentiras anteriores toman forma

en esta silueta que se prolonga para despedir el sol

en estas manos que no han visto pasar el tiempo

porque se arrugaron pronto

porque nunca hacen caso a los ojos

igual que mis anhelos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s