¿Quién puede pescar?

Es conocido el dicho de que: a río revuelto, ganancia de pescadores, y parece que este es el caso. La actual contingencia sanitaria aparenta estar sacudiendo lo suficiente el estado de cosas, tanto en los ámbitos financiero, político y social. Pero tenemos poca consciencia del tamaño de los cambios que están por venir, lo que ya se percibe son una serie de jaloneos, entre quienes tienen o buscan posiciones de poder para atender sus intereses. Estos grupos parecen ser los candidatos a pescadores. No debería extrañarnos que al final de una escena tan suigéneris como la actual, protagonizada en los relatos por una pandemia, encontremos nuevos ricos, personas con mayor aceptación pública, nuevas posiciones de poder. Pero tal vez esto no sea el tema más relevante para ponerse en discusión.

Si tomamos como verídico el impacto global de esta pandemia, lo que puede estar en juego es más que la posición de alguien en un río, tal vez se pueda definir cuánta agua pasa por él, los animales que le habiten, su relación con la montaña y los árboles, quién puede pescar, quien toma agua, se baña o lava. Están en juego las condiciones de existencia del ecosistema, esto es lo que ayudará a definir quién puede pescar, tal vez aquí podamos ofrecer algunas pistas.

En medio de las disputas públicas, el resto de la población observa, atiende, se insubordina, se cuida y muere, porque ya lo sabemos, ante esta u otra pandemia la mayor parte de los muertos en cualquier país, serán pobres. No solo porque hay más, también porque los recursos con los que cuentan siempre son menos. Curiosamente entre los jaloneos de los grupos de poder hay descalificaciones y llamados a generar consenso, ¿a quién se dirigen?, a los grupos populares. ¿Cuándo en los últimos años a los grandes empresarios les ha importado la pérdida masiva de empleos?, ¿cuántos recortes de personal en instituciones de gobierno se han dado en los últimos años con resistencia de los sindicatos?, ¿cuántas veces ha importado el número de muertes por violencia al mes, o al año a quien ahora pretende alzar la voz?, muchas personas estarán cuestionando lo que hace la ciudadanía, gobernantes o instituciones, algunas querrán llevar al cadalso a más de una. Opinarán en su casa, con jardines, ingresos seguros y un futuro más o menos claro.

Pero nuestro escenario tiene un contexto, antes de la pandemia occidente ya se desmoronaba, México y América Latina en este paquete. Independientemente de las agendas de gobierno y los intereses de la ciudadanía, el despojo de la dignidad ha sido el fenómeno imperante. En este escenario lo más sencillo es cuestionar a las instituciones al primer hervor, no hace falta un pensamiento agudo para conocer las cosas que no funcionan, pero si ha sido escaso para cambiar la sociedad.

Aquí bien nos podría servir la sentencia: lo que digas tendrá que ser bello, bueno y verdadero. Como ya se sabe, estas tres condiciones no siempre se cumplen en la misma afirmación, pero al menos serviría saber que a quien escuchamos dice algo con buena intención y con certeza de la información que aporta, ¿a quién beneficia difundir un rumor y descalificar sin ofrecer sustento o alternativa?  

La creatividad será de los recursos más valiosos en los meses venideros, esto parece evidente aunque hay cosas que resaltar. Por el momento la agenda marca la defensa de la vida digna, no solo la prevención o cura de enfermedad, pero esto se debe comprender en su integralidad. ¿Quién tendría la posibilidad de encender todas las alertas respecto a la violencia en hogares y familias?, ¿se puede incidir en este tema?, ¿qué hay del interés superior de la niñez respecto a las agendas educativas?, ¿podemos favorecer la suficiencia alimentaria?, ¿qué hay de la calidad de vida en condiciones de hacinamiento?, ¿qué tal pensar en cómo disociar las condiciones de vulnerabilidad de los problemas de salud pública?

En un proceso en que se expone a la sociedad a altos niveles de tensión, generar mejores condiciones para la población más vulnerable puede ser la mejor forma de cuidar la estabilidad social, por tanto los intereses existentes. Aunque algunas personas de derecha lo consideren cuestionable. Su problema tal vez sea el de comprender que el bienestar solo puede ser colectivo.

¿Podrían los grupos considerados de izquierda esperar lo contrario a la mejora de las condiciones de la población? Incluso respecto a los programas más abiertamente asistencialistas creo que no hablarían de desaparecerlos para fortalecer la inversión privada. Más allá, sería falaz quien pueda pensar que las organizaciones sociales que buscan la dignidad humana esperaran el fracaso de un gobierno sabiendo que está atado al destino de la sociedad, a menos que se siga la idea de lograr la crisis para propiciar un cambio, misma que ahora parecen retomar los grupos más conservadores.

Lo que podría ocurrir – y es deseable – es que esperen algo más, para la sociedad y los grupos populares. Aquí el problema no es comprender la urgencia de formar una sociedad justa, si no de encontrar la estrategia adecuada para lograrlo. Porque un problema adicional es que muy posiblemente las acciones de despojo se vean endurecidas terminando los periodos de confinamiento, ninguna avaricia verá sus límites ante la justificación de haber “perdido” una parte de las ganancias.

Organizaciones y movimientos sociales, seguramente estarán generando sus propias reflexiones sobre las implicaciones de esta pandemia, no solo respecto a su causa, sobre toda la sociedad y la manera en que la experiencia que han acumulado puede ser útil para contener y transformar, según sus propósitos.

Al final de este periodo no solo habrá que sabernos cerca y solidarios, habrá que empatar los hombros para cambiar esta sociedad, con el gigante que sigue cayendo, pero no se irá sin haber consumido el último aliento de vida. Espero tengamos la claridad necesaria.

Isidro Alterrealista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s