Tenemos derecho a decidir como queremos morir

lo supe al ver aquel cigarro

pero omití adivinar que tomaba una pala para cavar el último albergue

y descubrir que aún dentro del vientre podía respirar

que en este bosque de piedras gigantes los anhelos cavan hacia el cielo

lo que las raíces tejen al núcleo

pero nada debes sufrir de esta asfixia

es la neblina que nos opaca la vista

y muestra naufragios donde hay un puerto cercano

un continente por habitar con sus árboles de fruto marchito

de tanto esperar que alguien le aproveche

ninguna culpa tiene el verso que le acoge

sino la falta de manos que lo levanten

más cerca de la marea

dos sillas esperan los ancianos que seremos

y las historias que habremos de contar

más allá de los viajes

las tormentas de alt-amar

la desesperanza ecuatoriana por la falta de viento

y el rumor de caracoles cantando los días de baile

porque solo entre piratas morimos al nacer

cuando las estrellas nos vigilan en el tiempo

y las nubes iluminan la imposibilidad de poner los pies en la tierra

las ganas de nunca jamás

de abrazarte libertad la noche entera

tenemos derecho a decidir como morir

he querido cantar más alto que los truenos

bañarme en la sal de este mundo que se desmorona

como castillos de arena golpeados por las olas

vestirme de la playa para responder al sol

y beber los cocos para sentir la importancia de lo gratuito

porque somos menos que nuestros pasos

si no sabemos poner semillas en el camino

en la tierra que se vuelve yerma de tanto olvido

nada le debes al destino que nos hundió

son mares que muestran la abundancia en los más obscuro

donde el sol del progreso nunca llegará

donde los instintos serán más fuertes que la razón

y el equilibrio se puede alcanzar por dejarse llevar

nada se pierde en el naufragio

las arrugas delatan alegrías marcadas

y las sirenas recuerdan que el tabaco es la bocanada de muerte

que toda historia merece consumir

donde los corales esperan

para hacernos ver la permanencia

del momento que supimos volvernos mar

nada me debes libertad

si has de volver nunca me sueltes

camina conmigo por bosques y mares

soñemos juntos llegar al horizonte

hagamos sendero sin etiquetas

busquemos en el fondo lo que la costa oculta

y finjamos un final

donde los corales sigan floreciendo

Isidro Alterrealista

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s