A un tiempo

la madre saltó de la banca

mientras el niño caía sobre su rostro

un diente menos

bailaba en el pasto

después de vaciar sus pulmones del amarillo llanto

a un tiempo

preguntaba yo por qué la vida

no duele como los dientes perdidos

por qué los huesos se pudren antes que madurar el alma

por qué si vemos azul el cielo nos llamamos realistas

si un día me rompieron la cabeza

con una docena de ladrillos

antes de partirme el alma

por qué pesa más lo segundo

por qué las nubes caen de llanto

en lugar de seguir jugando

a poner cara de animales

no hay respuesta

para preguntas infantiles

en el gris mundo de quienes se consumen

como carbón con el viento de la experiencia

en el sombrío mar de quien prioriza el tacto

cuando los sentimientos son los hilos del maestro

en este escenario

los papeles se repartieron tras mamparas

en este cielo

somos dioses fracturados

antes que víctimas encadenadas

aunque olvidamos el verso viejo

y dejar al menos flores

cantos

y vivir a muerte

cuando de aferrarse a un sueño se trata

y perdernos dientes

para seguir jugando

Isidro Alterrealista



Categorías:Viajes insolentes

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: