Llovieron luces

como las notas naciendo en la sombra de tus dedos

cuando se levantan de cada tecla

como los recuerdos que se fugan

por los ojos de un niño

que hoy dormirá cobijado

con una manta de rocío  

y su arrullo lunar

pero ese rostro ya bailó

otra noche entre mis ojos

el olor carmín de esa sonrisa

ya pasó por mis neuronas

hace medio cuarto de otoño

alguna noche

sentí también las manos entumidas

por un abrazo pendiente

por una palabra acurrucada

como un gato que busca el calor

debajo de una puerta

alguna noche

también dejó de llover

sin que pudiera prolongar las palabras

como la sombra de las palmeras

un ocaso sin huracán

Isidro Alterrealista



Categorías:poesía, Viajes insolentes

Etiquetas:, ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: