Hay plantas que mueren de sol

noches en que los golpes esquivados

caen como catarata

en cada articulación

y semanas que terminan dos arrugas después

hay noches que mueren de silencio

cuando los grillos esperan la próxima lluvia

cuando la carne se guarda

de media luna

y evita las fogatas

vidas

que nacen de un aullido

caminan en el ángulo

de la risa y el suspiro

dos pasos antes del amanecer

tres zancadas

al centro de la tormenta

recuerdos que viven

lo que una gota

antes de reventar en la rama

una tarde de chubasco

las plantas mueren

y las alegrías sobreviven

igual que la temperatura del té

al pie de la montaña

los recuerdos no mueren

se aferran a la corteza gris

cuando el presente se ahoga

con el blanco manto del tiempo

y la sombra de las palabras

que sembramos en el camino

hay días que puedes nacer con un verso

y otros

que puedes cobijar con el silencio

Isidro Alterrealista



Categorías:poesía, Viajes insolentes

Etiquetas:, ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: