Viajes insolentes

No sé querer

Siempre mordí la mano que me hizo beber algodones derretidos que hicieron de los cantos un juego de color siempre tiré la fruta eterna que la serpiente deseo mi sombría juventud terminó escondida en las montañas antes que el deslumbrante… Leer más ›