¿Merecer o construir?

Los recientes gobiernos del país han transformado la nación entera, debemos reconocerlo. Para beneficio solo de algunos, debemos transformarlo. Lamentablemente los daños que se han hecho al país han causado un proceso de descomposición que tardará al menos un par de generaciones en revertir pero, de no hacer algo pronto, puede tener consecuencias irreversibles. Hablo no sólo del medio ambiente, de la producción, las formas y espacios de convivencia y la salud, por decir los más importantes.

Afortunada y lamentablemente para los que nos podemos contar entre los desposeídos, siempre hay voces críticas, personas que aún se atreven a plantear una denuncia, un descontento o una propuesta. El problema mayor del país, tal vez el más difícil de resolver es la desmovilización, una ausencia casi general de crítica propositiva que en otros momentos de la historia se ha alcanzado. Y esto lamentablemente tampoco es responsabilidad de los ciudadanos, hemos formado parte desde hace décadas al menos de dos procesos aparentemente contradictorios pero complementarios en el fondo. Un despojo literal de la capacidad de ejercer nuestros derechos y una abierta invasión de la visión crítica y propositiva. Debemos aceptarlo, hay un amplio grupo de ciudadanos despolitizados, si ésta expresión es válida, las decisiones las han tomado otros porque unos hemos bajado la guardia o abandonamos los espacios de diálogo.

La cantidad de reformas al estado y la constitución que permiten cada vez más la participación privada en la producción y la gestión de nuestros recursos es evidente,  el endeudamiento cada vez mayor de los gobernantes, gobiernos y familias para acceder a satisfactores que no corresponden a la riqueza que se produce es también escandalosa. Créditos personales, ventas masivas de mercancía en abonos y yates de gobernantes tienen la misma lógica, es dinero ajeno, del futuro de los ciudadanos en todos los casos, pero unos lo pagarán con su trabajo y otros con el trabajo de los representados. La pregunta sería si en algún momento éste país dejará de empobrecer a las generaciones venideras.

Para que eso suceda, para hacer valer nuestra dignidad y entonces sí, producir – siempre en presente – el país nuestro, de todos, de ahora y mañana, no basta con sacudirse las partes cancerígenas de la clase política, no se trata de anular o rechazar, no solo de condenar o denunciar. Entonces no basta con declarar que algo merecemos como si se tratara de un derecho divino, las democracias se construyen, no se heredan; los gobiernos justos también y los derechos se ejercen, las leyes no se hacen valer, no se defienden, son un instrumento para proteger la dignidad de todos. Eso debemos entender.

Para que la agenda social, o sea política, de convivencia y derechos; vuelva a ser ciudadana, la tarea es más amplia de lo que imaginamos en algún momento. Se trata de construir a los ciudadanos de un país, lograr que sus voces se escuchen y sus necesidades sean atendidas en consenso, pero sobre todo, que nadie esté atado por otro o por otros, así que al menos existen tres tareas para el comienzo. Una educativa y no necesariamente formal pero en el fondo pedagógica, otra esencialmente política y no de partidos sino de crítica, controversia y consenso; la tercera tendrá que ver con la procuración de los derechos no solo en el sentido legal sino también de satisfacción de necesidades de manera colectiva.

Quedan éstas ideas para retomar la discusión y tratar de reavivar esa vena participativa que hay en nuestra historia, sí, la de todos, la que hemos permitido ocultar.



Categorías:Ciudadanía, Estado, Opiniones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: